R&G Abogados R&G Abogados

Escasa protección social del deporte de alto rendimiento

Existe en chile una escasa protección social del deporte de alto rendimiento. Desde el retorno de la democracia, la institucionalidad del deporte en Chile ha pasado por una serie de hitos legislativos que reflejan, en cierta medida, el creciente interés del Estado en reconocer, proteger, promover y fomentar la actividad física y el deporte en sus diversas modalidades, entre las que se encuentra el denominado “deporte de alto rendimiento y proyección internacional”.

Sin embargo, hasta la fecha, y salvo iniciativas que datan no más allá del último decenio y que le han reportado ciertos resultados positivos al deporte de alto rendimiento en Chile, la verdad es que el deporte de alto rendimiento chileno ha debido lidiar históricamente con una institucionalidad pública precaria y deficiente gestión deportiva; y con la generalmente desastrosa realidad administrativa y financiera del mundo federado.

Las consecuencias de la escasa protección social del deporte de alto rendimiento

La escasa protección social del deporte de alto rendimiento ha dejado graves huellas en los deportistas nacionales de alto rendimiento, siendo una de las más notables la carencia de un régimen de seguridad social suficiente que los proteja adecuadamente de las contingencias que deberán encarar una vez que optan o intentan embarcarse en el mundo del alto rendimiento.

Estas se presentan no solo durante su periodo activo, sino también y fundamentalmente después de finalizadas sus carreras.

Resulta pertinente hacer hincapié en este asunto que, poco a poco, va tomando fuerza dentro de las del mundo deportivo, pero respecto del cual el Estado chileno aún no ha tomado una posición decisiva favorable al deportista, más allá de declaraciones de principios o de buena voluntad.

Propuestas Generales

Las siguientes son algunas propuestas generales y algunos mecanismos de financiamiento que pueden ser útiles para el desarrollo sustentable del deporte de alto rendimiento:

  1. Asumir y reconstruir la verdadera entidad del problema y su gravedad.
  2. Modernización de la institucionalidad deportiva: coherencia en planes y programas y adscripción de las federaciones al nuevo régimen.
    Cambiar desde un sistema de “deportistas que reciben premios e incentivos por su actividad” a un régimen cuya filosofía sea la consideración del deportista de alto rendimiento derechamente como un “trabajador”.
  3. Adecuada compaginación entre el deporte de alto rendimiento y la educación (con énfasis en la educación superior).
  4. Reforma a la Ley del Deporte
  5. Reconocimiento constitucional del deber del Estado y del mundo federado de hacerse cargo y apoyar, respectivamente, al deportista de alto rendimiento frente las contingencias que deberán soportar durante y después de sus carreras deportivas.
  6. El fútbol al rescate: Sistema de financiamiento sustentable vía mecanismos de solidaridad deportiva: Contribución al sistema deportivo de alto rendimiento por los ingresos por derechos de transmisión del fútbol profesional.

En RyG abogados protegemos a deportistas, siendo el derecho deportivo una de nuestras especialidades. Contáctenos si necesita servicios de esta índole o bien conozca más sobre nuestros servicios legales.

Revise el documento en detalle: